Para la realización de los trabajos verticales usamos los medios que mejor se adaptan a cada situación.

Eso incluye el uso de andamios (tubulares y eléctricos), brazos telescópicos, tijeras y las cuerdas. Cada uno tiene sus aplicaciones.

Los trabajos verticales usando cuerdas tienen la ventaja de la mayor rapidez en la ejecución de las obras al no tener que montar andamios. Para la reparación y pintura de fachadas posteriores, patios de luces y medianiles generalmente la mejor opción es usar cuerdas, pues se evita tener que introducir los andamios por la finca. Las cuerdas también son la mejor opción para acceder a lugares confinados. Con las cuerdas podemos acceder a los puntos de trabajos más inaccesibles. Con las cuerdas se reducen los costes al usar medios más baratos (arneses, mosquetones, cuerdas, etc.), de más rápida y sencilla instalación.

Cuando se usan andamios se pueden acometer trabajos que con la cuerda requeririan mayor tiempo (por ejemplo levantar paños de ladrillo caravista), también se evita pisar tejados y cubiertas. Para ciertas tareas es más adecuado trabajar con andamios.

En los trabajos que acometemos la máxima prioridad es la seguridad, tanto para los vecinos de la finca, como para los transeúntes y operarios.